La Página principal   » El Conflicto De Karabaj    » Uso ilegal de los territorios ocupados    » Destrucción de la herencia cultural en los territorios ocupados.   

Destrucción de la herencia cultural en los territorios ocupados.

  



Armenia comete actos dirigidos a la destrucción y a la falsificación de la herencia cultural, y que se aprecian en las convenciones internacionales como criminal humano. Ora destruye y borra los monumentos histórico-culturales quedados en estos territorios ora los falsifica bajo el nombre de monumentos armenios. En estos territorios centenas de monumentos históricos han sido destruidos hasta presente, según la información puesta en las fuentes armenias en distintos tiempos, las tomas satelitales, el informe de la misión de OSCE que estudia el estado en los territorios ocupados, incluso, por las informaciones recogidas de otras fuentes. Otros monumentos se registran oficialmente bajo nombre de monumentos armenios. 
La destrucción y la falsificación de los monumentos histórico-culturales en los territorios ocupados de Azerbaiyán es contrario a la Convención de la Haya aprobada en 1954 (el artículo sobre la preservación de los valores culturales durante los conflictos militares). Esta convención pone ante los Estados participantes  como un deber de preservar los valores culturales situados en el territorio de enemigo o en suyo, proteger los valores culturales muebles e inmuebles como las excavaciones arqueológicas, los monumentos históricos, de arte, de arquitectura. Además, la destrucción y falsificación de los monumentos histórico-culturales en los territorios ocupados es la violación de la convención de UNESCO llamada “Sobre la preservación internacional de la herencia cultural y natural”. A instancias de Azerbaiyán OSCE ha organizado dos veces misión para estudiar el estado en los territorios ocupados, y parcialmente se ha estudiado la situación de los monumentos históricos. A pesar de esto, Armenia ha impedido el envío de la misión neutral de UNESCO para estudiar el estado de los monumentos históricos. Un año antes el Ministerio de Cultura de Azerbaiyán preparando un informe de la destrucción de los monumentos culturales en los territorios ocupados lo entregó  a UNESCO. 
La mayoría de los monumentos histórico-culturales quedados en los territorios ocupados de Azerbaiyán no se han documentado en el período de Soviet y esto era una parte de la política malintencionada contra Azerbaiyán. Hasta la ocupación Azerbaiyán había registrado 8, 166 y 588 monumentos adecuadamente de importancia mundial, de la de país y local. Miles de monumentos históricos existentes en Nagorno Karabaj y en las regiones vecinas se han quedado fuera. De resultas los armenios han obtenido una oportunidad para hacer oficial los monumentos a sus nombres. 
Últimos años a centenas de santuarios en Karabaj referidos al período albano se han dado el status de iglesia armenia. Sólo en 2006 más de 500 monumentos cerca de la ciudad Shushá fueron registrados por los armenios como “el monumento armenio”. El periodista suizo y el colaborador de las ediciones “Wochenzeitung” y “Neues Deutschland” Andre Wedmer, quien visitó los territorios ocupados en 2010, fue el testigo del estado lamentable de los monumentos históricos y de los cementerios. Widmer ha confirmado que muchos monumentos culturales en Shushá y Ágdam fueron destruidos o perjudicados. Según los hechos recogidos por el Instituto de Arqueología y Etnografía de la Academia Nacional de Ciencias los monumentos históricos quedados en los territorios ocupados y referidos al período islámico se destruyen con crueldad extrema. Porque sobre estos monumentos hay inscripción con la epigrafía musulmana y por eso es imposible presentar como monumentos no azerbaiyanos. Ellos son monumentos funerarios, sepulcros y mezquitas. Por los estudios del instituto, durante 18 años después de alto el fuego obtenido en 1994 la cantidad de los monumentos histórico-culturales destruidos son más que la de los monumentos destruidos durante la guerra.

Las excavaciones arqueológicas llevadas en los territorios ocupados. 

Los armenios no contentándose con la destrucción y falsificación de los monumentos históricos quedados en los territorios ocupados están llevándose excavaciones arqueológicas en estos territorios también. El objetivo es encubrir los hechos históricos referidos a la migración de los armenios a Karabaj a partir de los principios del siglo XIX, mostrar argumentos históricos falsos innegables pertenecidos a que como si los armenios hubieran vividos aquí a lo largo mil años. Las excavaciones arqueológicas fueron comenzadas principalmente desde los principios de los años 2000. Aquel tiempo un grupo de colaboradores del Instituto de Expedición, Arqueología y Etnografía de Armenia fue comisionado al pasto de verano Shabulag en Ágdam donde se sitúan las residencias de verano de los kanes de Karabaj. Les encargaron a ellos la tarea de encontrar las huellas de la capital “Tigranakert” del Estado mítico “Gran Armenia”. En el agosto de 2006 un grupo más fue comisionado a este pasto de verano. Después de un plazo breve los arqueólogos informaron que encontraron los restos de la ciudad inventada “Tigranakert”. Pero un poco después su “descubrimiento” se arrostró con el hecho infame. Se ha conocido que los miembros de la expedición colocaron las piedras  aserradas labradas en las hoyas mediante la técnica moderna y lo entregaron como “argumentos históricos”.
A pesar de esto, los arqueólogos armenios están continuando los trabajos de excavación en los pastos de verano Shabulag, en el territorio de complejo del “Palacio de Kifil kan” cuya construcción acabó en los años 1751-1752 y que era la residencia de los kanes de Karabaj. Se subraya que en la consecuencia de las excavaciones llevadas por armenios el  monumento “Palacio de Kifil kan” se destruye en gran medida.
Además, los armenios llevan excavaciones arqueológicas en la caverna Azig que se conoce como uno de las viviendas muy antiguas, situada en la región Fuzulí, incluso, en las regiones Jodyavend y Agderé. Las excavaciones arqueológicas en la caverna Azig han comenzado desde 2001. Destaquemos que esta caverna fue descubierta por los científicos azerbaiyanos por primera vez en los años 60 y allí han encontraron huesos humanos. Se consideran los huesos humanos muy antiguos encontrados hasta hoy día.  
Por la información oficial del Ministerio de Cultura de Azerbaiyán, en la consecuencia de la invasión militar las cavernas Azig y Taglar, los túmulos Karakopak, Uzarliktepé actualmente se destruyen con intención con fines militares. Junto con los túmulos en las regiones Jodyalí, Ágdam, Agderé, Fuzulí, Jabrail, los cementerios, mezquitas, templos, monumentos referidos a Albania de Cáucaso y otros nacionales pertenecidos a los azerbaiyanos en los territorios de las regiones ocupados como Fuzulí, Lachín, Kalbajar, Gubadlí, Zanguilán. Por los hechos recogidos del ministerio los invasores armenios han destruido las mezquitas “Ashagui Govharaga”, “Yujari Govharaga”, “Mardinlí”, “Dzuma” en el territorio de vedado histórico y de arquitectura de Shushá, el complejo de palacio Nataván, la mayoría de las viviendas construidas en el estilo nacional, santuarios, estatuas de piedra, tumbas antiguas, túmulos, etc. 
Una parte de la política de Armenia dirigida a la destrucción de la herencia cultural en los territorios ocupados de Azerbaiyán es saquear los objetivos expuestos incomparables históricos, muestras preciosas de arte y cultura. Por la estadística del Ministerio de Cultura de Azerbaiyán, en los territorios ocupados han quedado 22 museos que tienen más de 40 mil de objetivos expuestos. De estos museos se saquearon las cosas preciosas vinculadas con la historia y cultura de Azerbaiyán, las obras de arte y de escultura, tapices azerbaiyanos, artículos de tapiz de fama mundial, cosas memoriables de las personas eminentes de Azerbaiyán, otras cosas preciosas. Aquó se refieren el Museo Histórico de la región Kalbajar, que era rico con monedas antiguas, artículos de oro y plata, piedras raras y caras, tapices y otros trabajos de mano, los museos históricos de la región Shushá, el Museo de Pan en Ágdam, que es el raro en el mundo, el museo histórico-etnográfico de Gubadlí (más de 3000 cosas), el museo histórico-etnográfico de la región Zanguilán (hasta 6 mil de cosas), el museo de monumentos de piedras y otros. No fue posible salvar y trasladar casi  ninguno de estos museos. 

En consecuencia de las invasiones armenias el más único entre los museos destruidos y saqueados con sus objetivos expuestos se considera, sin duda, El Museo de Pan de Ágdam. En Ágdam junto con el Museo de Pan, había el Museo de Civilización Histórica, el Museo Memorial de Gurban Pirimov, la Galería de Pintura de Ágdam también. Durante la invasión armenia sólo en Shushá fueron destruidos y saqueados 8 museos. Ha sido posible salvar sólo los objetivos expuestos del Museo de Casa de Uzeir Hajibayov en Shushá, y los del filial del Museo de Arte Aplicado y de Tapiz en Shushá, pero el fondo de esos museos no fue salvado completamente también. En la ciudad Shushá fueron completamente destruidos los museos de casa de Nataván, Bulbul, Abdurrahim bay Hagverdiyev y de otros, la galería de pintura, los museos etnográficos de Shushá y Khankendi. Hasta 5 mil de cosas del Museo histórico de Shushá, hasta 1000 cosas del filial del Museo Estatal de Arte Aplicado y de Tapicería de Azerbaiyán en Shushá, del Museo Estatal Histórico de Karabaj, los objetivos expuestos (más de 300 cosas) de los museos memorables del compositor eminente Uzeir Hajibayov, los (hasta 400 cosas) de gran cantante y el fundador del arte de canto Bulbul  y del músico y pintor eminente Mir Mohsun Navvab (más de 100 cosas) fueron saqueados. Los armenios han llevado las estatuas de Uzeir Hajibayov y Bulbul, incluso, la de la poetisa Jurshudbanu Nataván a Armenia. Esos monumentos fueron cruelmente disparados o dañados con la técnica pesada siendo contra a todas las normas de ética, a los principios humanitarios internacionales, a la civilización. Posteriormente fue posible difícilmente traer esos monumentos a Bakú. 
Uno de los museos destruidos por los armenios es el museo histórico-etnográfico. El monumento, en que había más de 30 mil cosas de importancia histórica, fue creado a principios de los años 1980. El museo fue destruido completamente por los armenios. El Museo histórico-etnográfico de la región Zanguilán ha jugado el papel de tarjeta de visita para obtener la información de su historia, cultura. El museo se abrió en 1980 y se situaba en el centro de la región. Allí se guardaban cerca de 6000 objetos expuestos. Entre ellos habían tapices de distinto tipo, alfombras, diferentes vajillas de cobre y de plata, platos, bidones, alforjas, puñales de plata y la maqueta de la vida de una de las aldeas de Zanguilán. Después de la invasión el museo fue destruido, y los objetos expuestos fueron saqueados. Durante la ocupación de Gubadli los armenios saquearon el museo histórico-etnográfico donde se guardaban más de 5 mil de objetivos expuestos raros. Ha sido imposible salvar ninguno de estas muestras.

Además de llevar a que cerca un millón de personas se convirtieron en refugiados, muchas ciudades, poblados, aldeas fueron destruidos, causó el daño pecuniario de mil millón de dólares,  la agresión de Armenia contra Azerbaiyán fue la causa intencional de la destrucción de la herencia cultural pertenecida a los azerbaiyanos en Nagorno Karabaj y en las regiones vecinas. No es posible calcular el daño que el vandalismo armenio hecho para los hogares nacionales de cultura de Azerbaiyán.  Al menos porque los recursos destruidos son los ejemplos incomparables no sólo de Azerbaiyán, sino de todo el mundo.



Se ha leido: 1158