La Página principal   » EL CONFLICTO EN ONU    » El conflicto de Ngorno Karabaj en ONU   

El conflicto de Ngorno Karabaj en ONU

  



Después de comenzar el conflicto de Armenia-Azerbaiyán, Nagorno Karabaj durante largp plazo este problema no atrajo la atención de la opinión pública inernacional. La primera causa de esto contiene de que en la primera etapa cuando el conflicto tomó salida, la unidad mundial no era interesado en su eliminación. Porque este problema intervenía como uno de los numerosos factores que aceleraban el proceso de la decadencia de URSS y su eliminación podría impedir los procesos destructivos que ocurrían en el interior de URSS.
Los armenios aún antes de comenzar el conflicto habían llevado compañia para recibir el apoyo de la opinión pública internacional. Aquí se usaban de las oportunidades de lobby armenio. Es bastante destacar sólo un hecho que en la actualidad existen relaciones calurosas entre el lobby armenio y el Congreso de EEUU que tiene la oportunidad de controlar directamente los procesos público-políticos y económicos. Es posible decir mismas palabras sobre el senado de Francia.

En 1992 las unidades armadas armenias extendieron suficientemente la escala de las operaciones militares dirigidas a la ocupación de los territorios de Azerbaiyán. Pero ningúna organización internacional apreció objetivamente os actos de tal agresión que pisoteaba descortésmente las normas de derecho internacional. Es verdad que aparecieron ciertas resoluciones, declaraciones de ONU, OSCE y UE sobre esto, pero estes documentos no apreciaban exactamente las causas auténticas del conflicto, no hacía diferencia entre el agresor y la parte que sufría de esta agresión.
La República de Azerbaiyán, declarado en 1991 su independencia, se dirigió a todas las organizaciones internacionales, además, a ONU y a todos los Estados mundiales. En estas invocaciones se indicaba que los principios de la democracía, la libertad y de igualidad eran la vía principal de la república y se expresaba el deseo de la admisión del país a ONU. En el marzo de 1992 Azerbaiyán fue admitido a ONU. Y en ese año Azerbaiyán dirigiéndose a ONU pidió que la ONU expresara su posición a la política de agresor de Armenia y previniera los actos de agresión de Armenia. La delegación de ONU basándose en esta solicitud, hizo la visita a la región y dió informaciones al Secretario General sobre esto. El Secretario de ONU expresó que apoyaba los esfuerzos de OSCE en la solución del conflicto y estaba listo a prestar ayuda a esta organización para lograr resultados adecuados. Estos, eran las primeras síntomas de la relación fría de la opinión pública internacional a la cuestión. 

En 1992 con la ocupación de Shushá Azerbaiyán se vio obligado a dirigirse a ONU de nuevo. En 12 de mayo el Consejo de Seguridad de ONU, analizando el problema de Nagorno Karabaj, se limitó a hacer declaración. La declaración fue difundida a nombre del jefe del Ocnsejo de Seguridad. En la declaración se expresaba la inquietud por el empeoramiento de la situación en Nagorno Karabaj y la importancia de prestar ayuda urgente a los refugiados y desplazados. En el documento las partes se invitaban a poner el fin a la violencia y acatar los artículos de la Carta de ONU. El paso único positivo del Consejo de Seguridad de ONU fue lo que la carta de Azerbaiyán enviada al jefe del Consejo de Seguridad de la Representación Permanente de ONU  se difundió como un dcumento oficial. En esta carta las operaciones militares hechas se apreciaban como una intención de violar la integridad territorial de un Estado soberano.
Naturalmente Armenia también procuraba dar pasos alternativos. Era el resultado de esto que según la solicitud de Armenia, en el agosto de 1992 se celebró la nueva reunión del Consejo de Seguridad de ONU y se difundió la nueva declaración del jefe del Consejo de Seguridad. En este docmento las partes también se invitaban a cesar alto el fuego y se expresaba la inquietud de ONU por la tensión de la situación.

En el octubre de 1992 fue aprobado una nueva declaración del jefe del Consejo de Seguridad de ONU. Pero este documento tampoco se distinguía de los anteriores por su contenido y esencia política. Aquí también se expresaba la inquietud por la tensión de la situación y por las numerosas víctimas de hombre y que la actividad de OSCE en la solución del conflicto se apoyaba. El Consejo de Seguridad destacando la importancia de empezar urgentemente el proceso de conversaciones para el arreglo del problema, llamaba a las partes a dar pasos concretos en esta dirección.
En 1993 una región más de Azerbaiyán – Calbadjar fue ocupado por los armenios. Azerbaiyán dirigiéndose a ONU pidió apreciar los actos del agresor. En 6 de abril fue aprobada la declaración del Jefe del Consejo de Seguridad de ONU. EN la declaración se expresaba la inquietud por la ampliación de la tensión entre Armenia y Azerbaiyán y por la invasión de las “fuerzas locales armenias” a la región Calbadjar. En la declaración se confirmaba una vez más el principio de la inviolabilidad de la integridad territorial y se reflejaba la llamada adecuada a las partes para conseguir el progreso en el proceso de la paz en el marco de OSCE. Pero esta declaración tampoco apreciaba justamente el problema. Es que la actitud a la política de agresión de Armenia no se reflejaba en la declaración, ni se destacaba la realización de la ocupación de Calbadjar por los “armenios locales”. Hay que subrayar que esta declaración se basaba principalmente en las informaciones entregadas por Armenia. Armenia impugnando los hechos puestos por Azerbaiyán sobre la participación de Armenia en la ocupación de la región Calbadjar, procuraba demostrar que “los armenios locales” tenían culpa en la apropiación de la región. En 30 de abril de ese año fue aprobada la primera resolución del Consejo de Seguridad de ONU sobre el conflicto de Nagorno Karabaj entre Armenia y Azerbaiyán. Este documento llamado “la resolución N822 del Consejo de Seguridad de ONU” fue elaborado en la base de las declaraciones hechas por el Jefe en 29 denero y 6 de abril de 1993. En la resolución se destaca que la estabilidad y la seguridad estaba bajo el peligro, y se expresa la inquietud por el aumento de la cantidad de los desplazados y la importunidad de eliminar los problemas derivados de la situación de emergencia creada en la región Calbadjar. El CS de ONU llama a poner fin a los actos de agresión y a las operaciones militares para cesar el fuego por siempre, exigía de sacar las fuerzas de agresor de la región Calbadjar y de los otros territorios ocupados de Azerbaiyán: “1. Con el fin de cesar el fuego de una vez para siempre exige la cesión urgente de las operaciones militares y los actos de enemistad, además, la extracción de todas las fuerzas de agresor desde la región Calbadjar y de las otras regiones recientemente ocupados de Azerbaiyán; 2. Con el objetivo de solucionar el conflicto en el marco del proceso de paz del grupo de Minsk de OSCE, invita insistentemente a las partes interesadas a renovar las conversaciones y abstenerse de cualquier actividad que podrá dificultar la suloción del problema mediante la paz", - se indicaba en la resolución. Pero esta resolución tampoco era capaz de dar estímulo a lograr la paz en la región. A pesar del hecho de la confirmación de la ocupación de las tierras de Azerbaiyán, ni se indicaba exactamente el realizador de esto, y se subrayaba que estas operaciones bélicas se habían realizadas por los “armenios locales”. Y eso, desde luego, no permitía definir la parte de agresor y aclarar las vías de la solución del conflicto.

En 23 de junio de 1993 las unidades armadas de Armenia ocupó la región Ágdam de Azerbaiyán. Destacamos que esto confirmaba que Armenia no hacía ningún caso de la resolución aprobada por el Consejo de Seguridad de ONU. A fines de julio se celebro la reunión del Consejo de Seguridad de ONU y allí se aprobó una resolución N853 sobre el conflicto de Nagorno Karabaj entre Armenia y Azerbaiyán. En esta resolución también se exigía la extracción de las fuerzas de agresor de todas los territorios ocupados de Azerbaiyán, incluso Ágdam. Aunque la resolución N853 se veía más objetivo que la N822 por unas señas, la cuestión no había recibido su precio también. Por que el Consejo de Seguridad no mencionaba el agresor, sólo prefería limitarse con la expresión de “armenios locales”. No obstante, ya se sabía quién era el agresor y sólo quedaba confirmarlo oficialmente. El Consejo de Seguridad de ONU no dió tal pasó. 

En agosto de 1993 después de ampliar las operaciones militares con el objetivo de ocupar la región Fuzulí de Azerbaiyán por Armenia, se difundió la declaración nueva del jefe del Consejo de Seguridad de ONU. En esta declaración se confirmaba el hecho de la ocupación de los territorios de Azerbaiyán, se destacaba que Nagorno Karabaj era parte de Azerbaiyán y se expresaba la inquetud por la situación en la región. En el documento se decía que el Consejo de Seguridad de ONU era partidario de la solución de la cuestión en el marco de OSCE y al mismo tiempo estaba seguro de la importancia de dar pasos adecuados para eliminar el conflicto. 
En la declaración se había reflejado también la importancia de recibir la variante precisada del “gráfico de los actos urgentes” sobre la realización de las resoluciones N822 y N853 del CS de ONU por las partes del conflicto. Pero esta declaración también no se distinguía mucho de las anteriores. Porque aquí no se confesaba el hecho de que Armenia era la parte de agresor, el conflicto se caracterizaba como el problema entre los armenios que vivían en la región de Nagorno Karabaj de Azerbaiyán y Azerbaiyán.
Esta actitud indefinida creaba la situación favorable a la ampliación de las operaciones de agresión de Armenia. Los armenios usando de la falta de la reacción objetiva a los acontecimientos de la unión internacional, realizaba los actos nuevos de agresión, ocupaban las tierras de Azerbaiyán. Y así las regiones de Fuzulí y Jabrail fueron ocupadas. Aunque se había obtenido el acuerdo sobre alto el fuego en el agosto de 1993, los armenios no obedeciendo esto ocuparon la región Gubadlí. Azerbaiyán se dirigió de nuevo a ONU. En esta súplica se reflejaba que Azerbaiyán no estaba contento con “gráfico renovado de los actos urgentes” elaborado por el grupo de Minsk. En 14 de octubre de 1993 el Consejo de Seguridad de ONU poniendo en discurso el problema de Nagorno Karabaj, aprobó la resolución N874. En esta declaración se aprobaba el “gráfico renovado de los actos urgentes” elaborado por el grupo de Minsk y se expresaba la posibilidad del arreglo del conflicto en la base de este plano. 
Esta declaración desde el punto de vista de esencia no se distinguía de las anteriores. Aquí se expresaba la inquietud por la tensión creada entre Armenia y Azerbaiyán, por muchas víctimas de hombre y por los hechos de la ocupación de los territorios de Azerbaiyán, se apoyaba los esfuerzos en la eliminación del conflicto, se confirmaba una vez más la inviolabilidad de la integridad territorial de los Estados. Pero junto a todo esto, el agresor y las partes sufridas no se distinguían, se caracterizaba como el problema entre sólo los armenias de la región de Nagorno Karabaj de Azerbaiyán y Azerbaiyán. Desde otro lado, era interesante que en la resolución N874 no se decía nada sobre las regiones recién ocupadas. Mientras que los nombres concretos de los territorios ocupados no se habían incluido en esta resolución.

En el octubre de 1993 Armenia manifestó obviamente indiferencia a los documentos aprobados por las oranizaciones internacionales. Mientras que el jefe de OSCE estaba en visita en la zona, las fuerzas armadas de Armenia ocuparón la región Zenguilán. Esto era un acontecimiento siguiente que expresaba la garantía de apreciar objetivamente el conflicto por la unión internacional.
En 11 de noviembre de 1993 el Consejo de Seguridad de ONU sometiendo a discusión de nuevo la situación relacionada con la continuación del conflicto respectivamente a la solicitud de Azerbaiyán aprobó la resolución N884. Esa resolución expresaba la inquietud por el hecho de la ocupación de la región Zenguilán y la aldea Joradiz de Azerbaiyán y se exigía la extracción de las fuerzas de agresor de estes territorios. Esta resolución no se ejecutió naturalmente. Destacamos que el documento citado no se distinguía nada desde el punto de vista de principio de las resoluciones anteriores de CS de ONU. Ninguna de las resoluciones no había podido reflejar completamente en sí las exigencias de la Carta adecuada de ONU. Es que en los documentos aprobados por ONU se olvidaba los principios muy importantes del derecho internacional y no se definía el mecanismo concreto para castigar el agresor. Aunque esta organización que tiene cierta experiencia en la rama de solución de los litigios, tiene las oportunidades bastante amplias para poner fin a la política de agresión aplicada por Armenia contra Azerbaiyán y conseguir la paz duradera en la región. 



Se ha leido: 5185