La Página principal   » MÚSICA    » La escuela de mugam   

La escuela de mugam

  


Uno de los más antiguos lugares de Azerbaiyán es el territorio de Karabaj, de que  hablan mucho en todo el mundo como el centro de poesía, arte y el país de los talentos. Este lugar, que tiene la antigua edad, regaló  a la ciencia, cultura y arte de Azerbaiyán los grandes personajes, y tuvo la posición excepcional en el desarrollo de la cultura de Azerbaiyán. Especialmente, el centro de Karabaj, la ciudad de Shushá tuvo la gran importancia en la historia de música.
La ciudad de Shushá, en los siglos XIX, atrajo la atención por la situación geográfica, el desarrollo económico, la naturaleza admirable de sí mismo. Desde lo mismo período, Shushá se conoció como el centro o cultura de música de Azerbaiyán. Exactamente, en este período empezó a crear la escuela mugam de Karabaj.

Claro que sí, cuando se dice la escuela mugam de Karabaj, se tiene en cuenta las escuelas, que pasan a las generaciones los secretos de artesanía, las tradiciones de mugam, que está en la relación de los nombres de los diversos artesanos y inmortaliza  estilo de sus ejecuciones.
Tenemos que notar que, el camino de la vida y la creatividad de los artesanos, que conocemos como los representantes de la escuela mugam de Karabaj, especialmente estuvo en la relación de la ciudad Shushá. Por eso, a Shushá justamente se le nombraron “el conservatorio de Cáucaso”. Porque, los cantantes y los intérpretes de populares instrumentos musicales, que pasaron la escuela de artesanía en Shushá, no sólo en Azerbaiyán, también demostraron actividades en todos los países de Cáucaso.
Aún a fines de los siglos XVII y los principios de los siglos XIX, unos artesanos vivieron creándolo en Shushá. Shahsanamoghlu Yusif, Mirza, Huseyn, Hasanca, Karachi Asad y otros de ellos crearon la profesión de cantante en Shushá. En el mismo período, fue conocido el intérprete del târ Ali Asgar, del kamanche Karachi Hajibay, de gosha – nagara  Gapanchioghlu Karim. La II parte de los siglos XIX y los principios de los siglos XX,  la escuela mugam de Karabaj entró en el alto grado del desarrollo. En este período, algunas intérpretes y ejecutantes representaron a la escuela mugam de Karabaj: Haji Husu, Mir Mohsun Navváb, Mirza Sadig Asadoghlu (Sadigcan), Mashadi Mammad Farzaliyev, Abdulbaqi Zulalov (Bulbulcan), Mahammad Kechechioghlu, Jabbar Garyaghdioghlu, Islam Abdullayev, Sayid Shushinsky, Mashadi Jamil Amirov, Gurbán Pirimov, Macid Behbudov, Bulbul, Zulfu Adigozelov, Khan Shushinsky y otros. 

Las ejecuciones de mugam exigen a apropiar los enlaces y sílabas melódicas importantes, que formaron la base de cada parte, a poder cantar la melodía con los melismas ricos, a saber en la forma total de las leyes del desarrollo melódico y todo su tono. Por supuesto es importante pasar la escuela para aprender todas estas cosas.
Es significativo que, las primeras escuelas enseñadas mugam fueron creado en Shushá en los siglos XIX. La primera escuela fue creada por el más famoso cantante de Shushá, Kharrat Gulu. Al atraer a esta escuela los niños que tienen una buena voz o son talentosos, él aprendió a ellos las canciones populares, los mugames, los bases de la música oriental. Él también especialmente prestó atención a la pureza del sonido, y a cantar correcto de las complejas melodías musicales por los alumnos. Pero, la escuela de Kharrat Gulu principalmente sirvió a la religión. Él preparó sus alumnos para participar en los ritos religiosos. Sin embargo, esta escuela causó a crecer unas series de los artesanos maestros. Los más distinguidos cantantes de Shushá, Haji Husu, Mashadi Isi, Abdulbaqi Zulalov, Jabbar Garyaghdioglu, el intérprete del târ Mirza Sadig Asadoghlu son los alumnos de la misma escuela.

Después de morir Kharrat Gulu, en Shushá, al seguir la enseñanza del mugam el músico llamado Kor Khalifa, y luego Molla Ibrahim, creció la generación de los nuevos músicos.
Los ejecutantes, que utilizan las obras de los artesanos anteriores de sí mismo, aprenden profundamente de todas las normas del mugam, se conocieron como la experta del mugam.
Los intérpretes del mugam, al conservar con fidelidad de este arte, además de entregar a las próximas generaciones, y hicieron desarrollarlos, los enriquecieron con las melodías nuevas. Los artesanos, que tienen estilo de la ejecución genuina o su camino en esta profesión, crearon las escuelas de la ejecución original del mugam.
En aquel período, la ejecución del mugam, principalmente estuvo en la relación con las festividades de la boda y banquetes. En la segunda parte de los siglos XIX empezó a organizarse las reuniones músicas y poesías en Shushá. La distinguida poetisa de Azerbaiyán, Khurshud Banu Natavan creó “Majlisi - uns”, el científico, el poeta, pintor y musicólogo Mir Mohsun Navvab “Majlisi – faramushán”.  En estas reuniones, mantuvieron las conversaciones sobre el arte del músico, del pintor y la literatura, algunas veces estas conversaciones convirtieron en las discusiones. Estas reuniones se diferenciaron de los banquetes y las festividades de la boda. Aquí les prestó la atención mucho más a los problemas estéticas del arte de la música. Las complejas melodías musicales del mugam fueron perfeccionados, se enriquecieron con las esquinas y diversas partes, fueron creado las rítmicas melodías populares nuevas y colores. Aquí los distinguidos musicólogos, que saben muy bien las finezas de la música oriental, se cuidaron especialmente a la maestría y el canto correcto de los cantantes. En las reuniones de la música, el canto de los mugames “Şur”, “Rast”, “Mahur”, “Chahargah”, “Bayati – Isfahan” duraron 2 horas, a veces 3 horas. 

Aquel período al estar en la relación con el desarrollo del arte del mugam, los instrumentos musicales fueron perfeccionados. En este sentido, el gran intérprete del târ, la actividad de Mirza Sadig Asadoghlu es remarcable. Aquel período se utilizan mucho 5 cuerdas y el târ (laúd) iraní, tocando sobre la rodilla en la ejecución del mugam. Mirza Sadig Asadoghlu, creó el nuevo târ de Azerbaiyán, haciendo cambios en este târ. El târ creado por Mirza Sadig, es el instrumento musical de 11 cuerdas y 17 trastes. Él, por primera vez, tocó el târ sobre el pecho. En el resultado de todos estos cambios, el târ obtuvo nuevo sonido y aparecieron los estilos de nueva ejecución. En la ejecución del mugam, precisamente, el târ de Azerbaiyán ocupó un lugar apropiado como qué acompaña y instrumento solo.
La escuela mugam de Karabaj hay características de la ejecución genuina. Los cantantes de Karabaj consideraron a aprender profundamente las principales condiciones a los estilos del canto de las melodías orientales. Por primera vez, fue necesario tener una voz fuerte de la amplia diapasón de los cantantes, y estar la capacidad a cantar la misma eficiencia y  en la voz alta y a media voz. Tenemos que notarlo que, Jabbar Garyaghdioghlu tuvo la más amplia voz de diapasón entre los cantantes de aquel período. Su voz fue en la capacidad de diapasón de 2 octavas y media, y fue el tenor lírico – dramático. Bulbul informó que, la voz de Jabbar fue más amplia que la voz de Caruzo, que  fue un cantante italiano y famoso en todo el mundo. La maestría de los cantantes sólo no estuvo en la relación con su estilo de la ejecución y pensamiento. También, es necesario estar la capacidad de improvisación, largos suspiros, alegres trinos, estilo más exclusivo.
Los cantantes de Karabaj fueron un amplio repertorio. Casi todos los mugames clásicos fueron cantados por ellos: las complejas melodías musicales del mugam como “Rast”, “Şur”, “Mahur”, “Segah”, “Humayun”, “Şuştar”, “Chargah”, “Bayat – Shiraz”, el mugam “Gatar”,  los zarb – mugames “Hayrati”, “Karabaj Shikastasi (las melodías orientales)”, “Osmani”, “Mansuriyya” y otros.

Es necesario notar un carácter más, mientras hablan de las creatividades de los cantantes de Karabaj. Esto es crear las canciones y las rítmicas melodías populares de los cantantes. Entonces, actualmente es cierto a creación de las canciones populares de “Iravanda khal galmadi”, “caminos de Tbilisi” por Jabbar Garyaghdioghlu, de la canción “montes de Shushá” por Khan Shushinsky,  que estas canciones son conocidos entre la gente. Generalmente, hay muchos cantantes que tuvo el talento de compositor.
A fines de los siglos XIX, el arte del canto encontró camino al sentido a las salas de conciertos y teatro, saliendo del marco de la festividad, la boda, la reunión. Por primera vez, los grupos de cantantes participaron con gran éxito en los intervalos de las representaciones teatrales en las ciudades de Tbilisi y  Shushá luego. Estas estimularon a creación las escenas musicales más tarde. Por primera vez, en Shushá, el distinguido escritor de Azerbaiyán, (cuando todavía fue una estudiante de la Universidad de Petersburgo) Abdurrahim bay Haqgverdiyev realizó esta idea. En los años 1897, se demostraron la escena musical llamado “Majnun en la tumba de Layla”. Esto fue el canto musical y teatral de la última parte del poema de “Layla y Majnun” de nuestro genio poeta Mahammad Fuzuli. Por primera vez, aquí se unieron el mugam, la poesía y el teatro. Las participantes de la representación – los cantantes cantaron unas ciertas piezas del texto del poema sobre el mugam.
Esta escena fue un evento significativo en la vida musical de Azerbaiyán y también de toda Transcuacasia. Esto creó a fundación para el desarrollo del teatro musical en Azerbaiyán. En los años 1908, las estimularon a la creación de la ópera mugam de “Layla y Majnun de nuestro genio compositor Uzeyir Hajibeyov y generalmente, a la realización de la primera ópera oriental. A parte de los principios de los siglos XX, el desarrollo económico de Bakú causó a llevar de las figuras del arte y cultura a esta ciudad. Ésta animó la vida del concierto y teatro de la ciudad. Bakú tomó una posición especial como el centro cultural. Algunas de los artesanos experimentados continuaron sus actividades. Sin embargo, ellos no cortaron sus relaciones con Shushá, ayudaron a crecimiento de las nuevas generaciones de músicos. Ellos aprendieron los secretos de los artesanos, sus tradiciones a los cantantes jóvenes, que pasaron la escuela de Karabaj, y a las nuevas generaciones llevadas. Notamos que, en la creatividad de los músicos de Karabaj vivió las tradiciones de la escuela mugam hasta ahora, y se transmitieron de generación en generación.
Al mismo tiempo, los cantantes actuaron ampliamente como el profesor del arte en las escuelas musicales abiertas por el estado. En los años 1920, el arte del mugam se ensañaron en el Conservatorio Oriental, en la escuela técnica musical de Bakú más tarde, en el Conservatorio Estatal de Azerbaiyán (en la Academia de Música de Bakú), actualmente por el camino de los cantantes clásicos en la Universidad de Arte y Cultura, en el Conservatorio Nacional.
Cuando hablan del desarrollo de la profesión del cantante, es necesario notar especialmente los discos del gramófono de los músicos nacionales. Porque los discos del gramófono, que mantuvieron viva conservándolos sus voces de los cantantes clásicos, fueron la riqueza cultura de nuestra nación. Estos discos desempeñaron un papel especial en la promoción y el conocimiento de la música de Azerbaiyán en el plano mundial.

Durante en los años 1900 – 1916, las fábricas de “Gramófono”, “Pate”, “Sport – Rekord”, “Ekstrafon”, “Nokín” y otras empresas de la grabación de sonidos grabaron en las placas del gramófono las voces de los cantantes famosos de Azerbaiyán. En la historia de la música oriental, por primera vez, Jabbar Garyaghdioghlu fue primer cantante que fue grabado su voz en la placa del gramófono. Después de él, los cantantes de Karabaj, Kechechioghlu Mahammad, Mashadi Mammad Farzaliyev, Islam Abdullayev y las voces de otros fueron grabados en placas del gramófono.
La grabación a los discos del gramófono de los ejemplares de la música popular y de los mugames, ayudó a analizarlos en la forma ciencia. En este sentido, en los años 1932 – 1943, la actividad del gabinete de la música de Científico – Investigación encabezada por Bulbul, en el Conservatorio Estatal de Azerbaiyán, fue remarcable. En este gabinete, los ejemplares del mugam, la rítmica melodía popular, la canción y danza popular, la creatividad de ashuq fueron grabados a los fonovalikes. Posteriormente, aquellos ejemplares fueron puestos en música, catalogados y publicados por los colaboradores del gabinete, y esto también tuvo gran importancia científica. Porque aquellos materiales convirtieron en objeto de la investigación. Unos ejecutantes de la música popular cooperaron con este gabinete. Entre ellos, los servicios de Jabbar Garyaghdioghlu se destacaron especialmente. En su ejecución, casi 200 canciones populares fueron grabados a los fonovalikes y una parte de estos fue publicado por Said Rustamov, poniéndolo en música.
Entonces, el mugam, que es una expresión de perspectiva y sentimiento de la gente, al pulirse en la creatividad de los intérpretes, al perfeccionarse en las escuelas mugames, llevó a nuestros días. Hoy el mugam forma  la base de nuestra cultura de la música nacional como un género musical, profesional de la tradición oral y vive, y las perlas del arte de los intérpretes del mugam se extendieron a todos los mundos, y al mismo tiempo, se transmitieron de generación en generación.



Se ha leido: 4236