La Página principal   » BELLAS ARTES    » Sobre las bellas artes de Karabaj   

Sobre las bellas artes de Karabaj

  


 

En el territorio de Karabaj, una parte antigua de Azerbaiyán, los ejemplos culturales más antiguos se coinciden con el milenio VIII a.C. Los monumentos, cuevas, las construcciones de defensa, los túmulos, los instrumentos de metal, locería, la orfebrería han sido característico para el lugar poblado de Azerbaiyán. En los dibujos monumentales de roca la cultura de los pueblos y las imagenes estéticas se han reflejado. La cueva ubicada cerca de la ciudad Fuzulí demuestra que Azerbaiyán es uno de los lugares humanos antiguos del mundo. Entre los ejemplos más antiguos de bellas artes los dibujos referidos a los principios de la edad de Bronce (III milenio a.C.) en las montañas de Ayichinguil y Perichinguil en el alrededor del lago Zalja de la región Calbadjar son mas destacables. En la Edad Media las bellas artes de Karabaj constituyeron una unidad con el arte aplicado. Entre los ejemplos de las bellas artes la locería, los bordados decorativos, dibujos, imagenes de relieve, estatuas ocupan el lugar importante. De ellos la figura de ciervo bicéfalo (la aldea de Dolanlar de la región Jodjavend) se distingue por su fineza y perfección artística (los siglos VIII-VII a.C.). En ese tiempo en Karabaj existían los ejemplos de artículos de cristal artística de diferentes tipos y formas – los vasos decorativos, tazas, adornos de mujer. Los ejemplos de escultura había difundido ampliamente en el período de Albania (de Cáucaso). En el diseño de los artículos de metal se puede encontrar a menudo las formas plásticas. De los ejemplos de la escultura redonda (preparados de piedra y bronce) se prefieren las escenas relacionadas con las figuras humanas, animales, de la vida, de caza y ritos religiosos.

A partir del siglo VII con motivo de la difusión de la religión islámica en Karabaj se construían los complejos de arquitectura, palacios, torres, mezquitas y sepulcros. En el diseño decorativo de eses edificios se usaron ampliamente de los elementos de ornamento, loza vidriada – de caligrafía. Las tradiciones de bellas artes de Karabaj que llegan con sus raices a los tiempos muy antiguos, ha guardado e en sí la experiencia de numerosas generaciones. Aquí se refieren los dibujos en rocas de las regiones de Calbadjar, Ágdam, Lachín, los aperos que tienen adornos ricos, las cosas de vida, la tapicería que es rara por su belleza, las cosas de joyería, etc. Es imposible olvidar los monumentos de arquitectura que se distinguen con su finura y belleza – las mezquitas, sepulcros, palacios y bordados esmaltados. Todo esto ha creado el fondo genético peculiar de la cultura del pueblo de Azerbaiyán, constituido su herencia rica. Esta herencia se han engordado con las tendencias nuevas desde los mediados del siglo XIX. Precisamente, en este tiempo se ocurrió los cambios de calidad en el arte de Karabaj bajo la influencia de la consolidación de las relaciones artísticas y culturales entre Rusia y Azerbaiyán y esto resultó con la aparición de los carácteres realistas nuevas en el arte nacional. Como los represenantes principales de ese tiempo se interveníam Movsum Nevvab, la poeta y pintora Nataván y los otros. En la historia del proceso de creatividad artística la creatividad de los pintores de Karabaj Mir Mojsún Nevvab y Jurshudbanú es un acontecimiento histórico único. En la Edad Media las bellas artes de Karabaj estaban organicamente relacionadas con el arte aplicada decorativa y con la arquitectura. Los dibujos de pared monumentales llegados a nuestro tiempo están estrechamente vinculados con las tradiciones del folclore. En el siglo XIX en las obras de los pintores rusos G. G. Gagarín y V. V. Vereshaguín es posible ver el imagen de los monumentos de arquitectura de la ciudad Shushá.
En las bellas artes de Karabaj los cambios de calidad se han ocurrido en el siglo XX (especialmente a principios del siglo): se puede observar el proceso de la aparición de nuevos géneros, tipos, formas en el desarollo de este arte en ese tiempo.



Se ha leido: 5040